septiembre 2, 2021

Un Plan de 5 Pasos para Mejorar tu Salud

A veces, las personas piensan que las sanidades milagrosas son solo para quienes padecen enfermedades potencialmente mortales, pero ese no es el caso en absoluto.

No es necesario que tengas un problema médico importante y urgente para necesitar un cambio en tu salud. Dios te quiere bien. Punto. No cojeando o lidiando con «pequeñas irritaciones». Jesús pagó un alto precio para que pudieras vivir una vida en abundancia.

Es hora de desafiar lo que el mundo nos dice que tenemos que aceptar. Es hora de nadar contra la corriente y tomar la salud sobrenatural y divina ahora, ¡en esta vida! Es hora de dejar de ir a la iglesia y cantar «todo es posible», luego volver a casa y actuar como si nada fuera posible.

Presión arterial alta, colesterol alto, desequilibrios hormonales, problemas de tiroides, dolor de espalda, alergias, trastornos crónicos del sueño; sea lo que sea que hayas estado enfrentando, es hora de darle la vuelta.

¡Comienza por extender la mano y tomar todo lo que Dios tiene para ti con un plan de 5 pasos para mejorar tu salud a partir de hoy!

1. Deja de Tolerar los Problemas Físicos

«Opongan resistencia al diablo, y él huirá de ustedes.» –Santiago 4: 7 (RVC)

Has estado tolerando los problemas físicos por tanto tiempo que casi olvidas que no tienen derecho a estar allí. Ese dolor en la espalda, la presión arterial alta, la pérdida de audición en el oído izquierdo, no dormir profundamente. Incluso te has convencido de que le pasa a todo el mundo, que se supone que tu vista y tu oído empeorarán con el paso de los años. Entonces, sigues adelante, incómodo, distraído y sintiéndote a medias.

Jesús vino para darte vida en abundancia, no solo buena a ratos. Y no nos dejó sin instrucciones cuando el diablo intenta robarnos el regalo de la sanidad. Se nos dice,; resiste al diablo, y ÉL huirá. Esta afirmación es bastante simple. Entonces, el diablo ha trabajado horas extras para convencer a la gente que simplemente tolere los problemas «menores» en su salud, para que no se molesten en resistirse a él.

Suficiente es suficiente.

Es hora de cambiar tu salud, sin importar cuán pequeño sea tu problema. Dios te quiere bien. Quiere que duermas bien. Quiere tus hormonas en línea. Quiere que tu corazón sea fuerte. Él quiere tengas toda la energía que necesitas. Él quiere todas estas cosas no solo para que puedas vivir una buena vida, sino para que puedas cumplir los planes que Él tiene para ti.

Es hora de dejar de tolerar los problemas físicos como si fueran tuyos. Ese es el primer paso para cambiar tu salud: ganar el campo de batalla de la mente.

2. ¡Toma un Curso Intensivo de Sanidad!

«Así que la fe proviene del oír». –Romanos 10:17 (RVC)

Una vez que hayas tomado la decisión de cambiar tu salud, es hora de ponerte serio y tomar un curso de sanidad intensiva. ¿Por qué? Porque es la única forma de lograr los pasos del 3 al 5.

Puede ser que conozcas todas las promesas de sanidad en la Biblia, pero si no estás viendo un cambio en tu salud, no has activado completamente la salud divina y la sanidad en tu cuerpo. Vivir en lo mejor de Dios implica más que simplemente presentarse.La fe es interactiva y se necesita diligencia para aferrarse a todo lo que Dios tiene para nosotros.

Por eso Gloria Copeland dice: «Nada es automático. Todo debe ser tomado por fe”.

¿Cómo esun curso de sanidad intensiva?

Dedica mucho tiempo a leer versículos de sanidad. Confiesa las escrituras de sanidad DIARIAMENTE, preferiblemente más de una vez al día. Mira los testimonios de personas que han sido sanas, toma la Santa Cena por tu sanidad, preséntate en el altar de la iglesia el domingo y hazte ungir con aceite. ¡Ungete a ti mismo con aceite!.

En las reuniones de sanidad de Billy Burke, él enfatiza:»No puedes luchar contra un demonio de tiempo completo siendo un cristiano de medio tiempo».

Tienes que ser intenso si quieres cambiar tu salud. Estarás tan contento de haberlo hecho, cuando veas los resultados en tu cuerpo.

3. Habla Bienestar y Sanidad Sobre tu cuerpo Todos los días

«llama las cosas que no son, como si fuesen». –Romanos 4:17 (RVR1960)

Desarrollar tu fe te ayudará a hablar sanidad y bienestar sobre tu cuerpo todos los días. Esto puede parecer simple, pero cambiar la forma en la que hablas sobre tu salud no siempre es fácil.

Para la mayoría de nosotros, a medida que crecíamos, cuando se trataba de café, teníamos tamaños pequeños, medianos y grandes. Ahora es alto, grande y venti. Tuvimos que aprender un nuevo idioma para pedir café. Por eso Billy Burke dice: «Si puedes cambiar tu idioma en lo que respecta a la forma en que hablas del café, puedes cambiar las palabras que usas sobre tu salud».

Es decir, sí quieres cambiar tu salud, tus palabras deben dirigir el barco. Si quieres cambiar tu salud, deja de hablar de lo que «tienes». Si necesitas hablar sobre algo relacionado con la salud, puedes decir: «Estoy luchando contra la presión arterial alta», pero no digas «Tengo presión arterial alta». No te adueñes de algo que no te pertenece.

Más allá de eso, ¡no te concentres en enumerar todas tus dolencias! En cambio, habla bien de ti  todos los días. Di lo que Dios dice de ti. No digas lo que tienes, di lo que te pertenece. Eres un heredero legítimo de la salud y la sanidad divinas. Fuiste hecho para vivir una vida larga y poderosa en la tierra. Y como creyente, debes superar con creces todo lo que el mundo espera. El mundo dice que a medida que envejeces, perderás la vista, el oído y la fuerza; y caminarás encorvado. ¡No existe tal profecía en la Palabra de Dios!

Llamar a las cosas que no son como si lo fueran es un principio espiritual tejido a lo largo de la Biblia que la mayoría tiene miedo de tocar. Temen parecer tontos o sentirse decepcionados más de lo que desean obtener lo que les pertenece. ¡Que tragedia!

Dios dijo: “He puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición… escoge pues la vida” (Deuteronomio 30:19, RVR1960). ¿Cómo elegimos la vida? Proverbios 18:21 (RV) nos dice: «La vida y la muerte están en el poder de la lengua». Eso significa que es nuestra elección, y la hacemos con nuestras palabras.

 4. Conecta los Puntos

«Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo». – Hechos 3: 5 (JBS)

Esperar es una gran parte de este plan para cambiar tu salud. Tu expectativa debe ser tan alta que estés buscando signos de mejora. No te limites a decir: «Sí, dormí anoche. Probablemente fue una cosa de una sola vez «. ¡No! A medida que comienzas a ver incluso el más mínimo cambio en tu salud, como dice el evangelista de sanidad Billy Burke, «Conecta los puntos». En otras palabras, reconoce el poder de Dios moviéndose en tu cuerpo desde el principio, y comienza a alabarlo, agradecerle y reconocer que tu salud está mejorando.

Es muy importante reconocer la unción cuando está funcionando. Está en ti ahora mismo. Detente y tómate el tiempo para sentirla, sintonízate con él. Hablale. «Ponte vertical», como dice Billy Burke.

Tómate un minuto todos los días para sentarte en un estado de completa relajación. Cierra los ojos y piensa solo en Dios, Su poder y cómo Él te está sanando en ese momento. Durante ese minuto, no pienses en ninguno de tus problemas o dolencias físicas. Permítele que te hable y trabaje en ti libre de pensamientos, miedos o vacilaciones naturales. Luego, espera y busca cualquier cambio. Conecta los puntos. ¡El Sanador está aquí y está cambiando tu salud!

 5. Celebra sin Reservas y Adora con Reverencia

 “Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová”. –2 Samuel 6:14 (RVR1960)

“Después dijo David a toda la congregación: Bendecid ahora a Jehová vuestro Dios.”.

–1 Crónicas 29:20 (RVR1960)

Finalmente, una vez que hayas completado los primeros cuatro pasos del plan para cambiar tu salud, es hora de volverte loco. ¡Eso es correcto!Es hora de celebrar salvajemente y adorar con reverencia a Aquel que puede y cambiará tu salud.

Esta es una directiva que recibió la pastora Terri Copeland Pearsons acerca de los esfuerzos de Reparar, Reemplazar y  Expandir de los Minsiterios Kenneth Copeland, pero es un principio que se puede aplicar a cualquier cosa que creas recibir del Señor. Es un modelo empleado por el rey David, quien conocía el valor de alabar a Dios sin obstáculos y adorarlo con reverencia, tanto para honrarlo como para reconocer que Él es el dador de todo don perfecto y dádiva buena.

Para cambiar tu salud, celebra tu victoria salvajemente antes de que suceda. Esto puede ser en la privacidad de tu hogar. Puede ser bailar, gritar y cantar al Señor. Cualquier cosa que sea una demostración de acción de gracias a Dios para ti, estás celebrando salvajemente. Luego, adóralo con reverencia. Pon música de adoración, postrate ante Su presencia, pon todos tus pensamientos en Él. Imagínate que estás acostado a los pies de Jesús, estírate y tócalo. El es digno.

Este plan de 5 pasos para mejorar tu salud ha sido probado y funciona. Sea lo que sea que hayas estado tolerando, debes saber esto: ¡nunca es demasiado tarde! Toma la decisión hoy de que no vas a vivir con las dolencias que Jesús ya pagó para disolver en tu vida. No importa cuál sea tu edad, ¡tienes una vida que vivir por delante! ¿No es hora de que la aproveches al máximo?.