Pregunta del día

Julio 17

¿Puedo orar para que un ser querido mayor de edad, descanse en paz?

Si tu ser querido ya determinó que es tiempo de regresar a casa para estar con Jesús después de una vida longeva y llena de plenitud; entonces puedes orar en común acuerdo. Sin embargo, si él o ella quiere seguir viviendo, no es correcto que ores para que eso suceda; pues no es bíblico orar para que alguien muera si no está listo.
Recuerda, la muerte nunca formó parte del plan original de Dios para la humanidad, y Él jamás le ha robado la vida a nadie. Jesús vino para que tuviéramos vida y que la tuviéramos en abundancia (Juan 10:10). Cuando Dios creó al hombre, Él lo creó con libre albedrío.
De acuerdo con Deuteronomio 30:19, Dios ha puesto delante del hombre la decisión de escoger entre la vida y la muerte, la bendición o la maldición. ¡La elección está ante cada ser humano! En Filipenses 1:22-23, el apóstol Pablo menciona su partida de este mundo, y no sabía qué era mejor: estar con Cristo o estar con el Cuerpo de creyentes. Él tenía su elección.

Eso no significa que debemos elegir por nosotros mismos o por los demás basados en las circunstancias. Cuando se enfrentan aflicciones y escasez, existe la tentación de desanimarse, desear irse antes de tiempo; a fin de escapar de las dificultades cotidianas. Sin embargo, la decisión de ir al cielo, debería estar basada en la voluntad de Dios para nuestra vida; y no en las circunstancias, las enfermedades, las aflicciones, etc. El momento adecuado para tomar la decisión de ir al cielo, es cuando el curso designado de una persona ha llegado a su fin, y su destino aquí en la Tierra ya se cumplió.

La promesa de Dios es que disfrutemos de una vida longeva, llena de salud y satisfacción. En el Salmo 91:16, leemos: «Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación» (Nueva Traducción Viviente). Por consiguiente, nuestra sugerencia es que busques y ores basado en versículos que prometan vida, y que ores en el espíritu en el espdante sugerencia es que busques y ores basado en versorroíritu (Romanos 8:26-27). Sabemos que al orar de esa manera estamos orando de acuerdo con la voluntad de Dios. Si tu ser querido ha decidido que es tiempo de partir, entonces puedes orar por él o ella para que parta a la gloriosa paz, y para que reciba su galardón celestial.