fbpx
febrero 24, 2021

¿Tienes un Espíritu Débil o Fuerte?

Estos son indicadores para averiguarlo.

“El espíritu fuerte de un hombre lo sostiene en el dolor o la angustia corporal, pero un espíritu débil y quebrantado, ¿quién podrá levantarlo o soportar?” –Proverbios 18:14 (AMPC)

Cuando acudes a un chequeo de rutina, lo primero que hará tu médico es controlar tus signos vitales. Los signos vitales son indicadores de una condición física fuerte o débil. De la misma manera, tenemos signos vitales espirituales. Algunos indican un espíritu fuerte, pero otros pueden revelar una condición espiritual débil. Si no lo detectas, un espíritu débil te impedirá recibir todo lo que Dios tiene para para ti y vivir en la plenitud de lo que el planeó para tu vida.

Entonces, ¿tienes un espíritu débil o un espíritu fuerte? Consulta los indicadores de un espíritu débil y los indicadores de un espíritu fuerte a continuación. Una vez que sepas dónde te encuentras, puedes tomar las medidas para asegurarte de abordar la vida con el espíritu más fuerte posible.

Indicadores de un Espíritu Débil

1. Te sientes abrumado.Tal vez te sientas molesto por las pequeñas cosas y estés en el punto donde crees que no podrás soportar más. Si tu agenda está sobrecargada, eso es un asunto diferente. Pero, si “desmayas en el día de la adversidad, tus fuerzas son pocas” (Proverbios 24:10, NKJV).

2. Te sientes desesperado.Si sientes falta de gozo o constante desánimo y desesperación, estás experimentando desesperanza. También son indicadores el deseo de renunciar a tu fe, o dejar de perseguir las cosas que disfrutas (Proverbios 13:12).

3. Te has vuelto egocéntrico. Quizás no te llamarías egocéntrico, pero ¿lo harían los demás? Una persona que es egocéntrica carece de compasión hacia los demás y a menudo caes en una mentalidad de víctima, asumiendo que todos tienen la culpa de lo que te pasa a ti. (Romanos 15: 1)

4. Estas siendo complaciente. Si tiendes a ser indeciso e indiferente acerca de cosas en tu vida, es probable que hayas pasado a la complacencia. Ser de doble ánimo y tender a tomar decisiones equivocadas también son síntomas de esta mentalidad (Romanos 4: 20-21).

5. Estas constantemente de mal genio. Eres susceptible, te ofendes fácilmente y eres demasiado sensible. Puedes estar experimentando ira y rabia fuera de control (Proverbios 16:32).

6. Tienes miedo. Si te sientes asustado y preocupado por las cosas de la vida con regularidad, o si la ansiedad es una parte habitual de tu día, estás operando con miedo (Job 4: 5).

7. Estás agotado.¿Estás cansado? ¿Estresado y agotado? Tal vez estés experimentando una incapacidad para resistir el pecado o la tentación, o incluso para recibir de Dios o de otros. Este es un indicador de agotamiento y, en última instancia, de un espíritu débil (2 Corintios 4: 1).

 Si descubres que varios de estos indicadores son ciertos en tu vida, ¡no te desesperes! Desarrollar un espíritu fuerte requiere trabajo, ¡pero puedes hacerlo! Puedes dejar atrás un espíritu débil y construir un espíritu fuerte.

De la misma manera que tenemos indicadores que revelan un espíritu débil, tenemos signos vitales espirituales de un espíritu fuerte.

Indicadores de un Espíritu Fuerte

1. Eres seguro y confiado.Cuando estés seguro y confiado de que lo que Dios dijo es verdad y se cumplirá en tu vida, afrontarás la vida con seguridad y certeza, no lucharás con la duda.

2. Tu fe está bien fundamentada y es inamovible.Si tu espíritu es fuerte, no tendrás miedo de las malas noticias o cualquier cosa que el diablo trate de lanzarte. Estás asegurado en el Señor y Su Palabra, y no se te puede disuadir de ello.

3. Estás listo y preparado. Tener un espíritu fuerte no significa que no se te presente ninguna prueba; significa que sabes cómo manejarlas cuando surgen (Filipenses 4:13).

4. Tienes la actitud de un vencedor. Sabes que eres más que vencedor y lo aplicas a tu vida diaria. No dejas que el diablo te deprima; no dejas que los contratiempos te roben la alegría; no toleres las enfermedades, dolencias o necesidades en tu vida; defiende a tu familia con todo lo que tienes, firmemente plantado en la Palabra de Dios.

5. No te rindes NUNCA.Una persona con un espíritu fuerte no se rendirá, no importa cuánto tiempo tarde en manifestarse la Palabra en su vida. Si tienes un espíritu fuerte, largos períodos de tiempo no te conmoverán; las malas noticias no te conmoverán y los escépticos no te conmoverán. No te rendirás (Gálatas 6: 9; Hebreos 10:32; Nehemías 8:10; Filipenses 4: 6-7).

6. Exhibes el fruto del espíritu. Un espíritu fuerte vive el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la mansedumbre, la bondad y la fe. No solo dirás que crees en el amor, lo demostrarás. No solo dirás: “Deberíamos tener alegría”, la vivirás.

 Entonces, ¿cómo te fue? ¿Tiene un espíritu débil o un espíritu fuerte? Tal vez tengas algunos indicadores de ambos, y eso está bien. Todos tenemos áreas en nuestro espíritu en las que debemos trabajar. No importa en qué condición se encuentre hoy tu espíritu, puedes desarrollar un espíritu fuerte. Puedes caminar en la plenitud de todo lo que Dios tiene para ti. Toma una decisión de calidad para ir tras un espíritu fuerte con todo tu corazón, alma y espíritu. Conquista los lugares débiles y edifica los que ya son fuertes. ¡Por el poder de Dios obrando en tu interior, puedes ser como David y saltar cualquier muro!