Salvación

Creyendo por la salvación de tu cónyuge

¿Estás manteniéndote firme en tu fe por la salvación de tu cónyuge? ¿Quieres verlo a él o ella salvo, libre y viviendo una vida victoriosa llena del Espíritu Santo? Si es así, no te des por vencido. Pues tus oraciones harán una gran diferencia. Si necesitas que alguien se ponga de común acuerdo contigo en oración, por favor llama a nuestros ministros de oración, o envía una petición de oración. Nuestros ministros de oración están dispuestos a ponerse de acuerdo contigo mientras permaneces firme por la salvación de tu cónyuge.

Haz la siguiente oración por ti y tu cónyuge, la cual está basada en las Escrituras. Continúa edificando tu vida con la PALABRA leyéndola, meditando en ella, escuchando las enseñanzas llenas de fe que se transmiten en el programa de televisión La Voz de Victoria del Creyente y leyendo la revista La Voz de Victoria del Creyente. Dios quiere que tu cónyuge acepte a Jesús como su Salvador. Por tanto, no te rindas en mantenerte firme por su salvación —¡no importa cuánto tiempo tome o que tan alejado de Dios se encuentre!—.

  • 2 Pedro 3:9: «El Señor en realidad no está tardándose en cumplir Su promesa, como algunas personas piensan. No, él está siendo paciente por tu propio bien. Pues no quiere que nadie sea destruido, sino que todos se arrepientan”.
  • Ezequiel 36:26: “Te daré un corazón nuevo, y pondré en ti un nuevo espíritu. Quitaré tu corazón endurecido y necio, y te daré un corazón sensible y frágil».
  • 2 Timoteo 2:26: «Luego, se darán cuenta y escaparán de la trampa del diablo. Pues han estado cautivos por él haciendo lo que él quiere».
  • Filipenses 1:6: “Y estoy convencido que Dios, quien empezó la buena obra en ti; la continuará hasta que esté completada el día que Jesucristo regrese”.
  • Isaías 55:11: “Lo mismo sucede con mi palabra. Pues cuando la declaro siempre produce su fruto. Cumplirá todo lo que quiero, y prosperará a donde quiera que la envíe”.
  • 1 Juan 5:14-15: “Y estamos seguros de que Él nos escucha cuando le pedimos algo que le agrada. Y si sabemos que escucha nuestras peticiones, también sabemos que nos dará lo que le pedimos”.

Recuerda, Dios no tarda en cumplir Sus promesas, Él es paciente, te ama a ti y a tu cónyuge; ¡y está trabajando a favor de tu familia!

Y como siempre, si necesitas a alguien para que se ponga de acuerdo contigo en oración, por favor llama a nuestros ministros de oración, o envía una petición de oración. Cualquier día del año, a cualquier hora del día ya sea de día o de noche, ¡estamos aquí para ti!