Pregunta del día

Enero 10

¿Cómo puedo ser libre de la ansiedad?

Dios no desea que le tengas temor a nada, pues Él prometió que jamás te dejaría ni te abandonaría (Hebreos 13:5). De hecho, la frase: “No temas”, ¡aparece en más de 60 versículos en la Biblia!

Por consiguiente, ¿qué hacemos si el temor nos atormenta? La manera más rápida de sacar el temor de nuestra vida es enfocándonos en el amor que Dios siente por nosotros. A medida que meditemos en el amor de Dios, veremos que el temor y la preocupación se van. En 1 Juan 4:18, dice: «En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. Por lo tanto, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor».

No importa cuán desafiante pueda ser la tormenta del temor y la preocupación, no es rival para el amor de Dios. Esa tormenta pasa a segundo plano cuando te enfocas en Dios como un Padre amoroso quien cuida de ti y desea prosperarte. Los pensamientos de temor que vienen a tu mente, pueden ser derribados simplemente por pronunciar la Palabra de Dios con tu boca. La Palabra no sólo es útil para la destrucción de fortalezas, sino también es poderosa cuando se trata de derribar las fortalezas de Satanás (2 Corintios 10:4-5).

Éstos son algunos ejemplos de cómo puedes declarar la Palabra de Dios por fe:

“¡Dios está a mi lado!” (Salmos 118:6; Hebreos 13:6).

“Si Dios está conmigo, ¿quién contra mí?” (Romanos 8:31).

“Ninguna arma forjada contra mí, prosperará” (Isaías 54:17).

“¡Mi Dios suplirá todas mis necesidades!” (Filipenses 4:19).

“El Espíritu Santo me guía hacia toda verdad” (Juan 16:13).

“¡Mayor es el que está en mí que el que está en el mundo!” (1 Juan 4:4).

Cuando tú sabes que Dios te ama, y permites que ese amor llene cada área de tu vida; el temor no podrá quedarse. No tiene otra opción. La ansiedad y la preocupación tendrán que irse.