Pregunta del día

Marzo 20

¿Cómo puedo permanecer firme en fe para obtener la respuesta a mi oración?

El desafío de permanecer firme en fe para recibir la respuesta a nuestras oraciones, es mantener nuestro enfoque en lo que Dios ha dicho y no en lo que perciben nuestros cinco sentidos físicos. ¡Dios es amor! Él es fiel —a Su pueblo, y a Su Palabra—. Él nos escucha y responde nuestras oraciones.

Antes de orar, debemos determinar que ninguna evidencia física que esté en contra de lo que estamos orando, nos hará dudar ni titubear. A continuación, te presento algunas guías prácticas que te ayudarán a definir tu vida de fe en lo que respecta a tus oraciones, y cómo esperar con fe para que éstas sean contestadas.

  1. Ora la respuesta: La Palabra de Dios. Para que una oración produzca resultados, debe estar basada en la Palabra de Dios. Debemos orar la respuesta de nuestras oraciones: la Palabra. Jesús dijo en Juan 15:7: «Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que quieran, y se les concederá». La Biblia contiene más de 7,000 promesas —las cuales incluyen riqueza y sabiduría, salud y éxito—. Vale la pena encontrar las promesas específicas que se aplican a tu situación. (1 Juan 3:22, 5:14-15; Juan 15:7; Romanos 12:2).
  2. Aplica fe. Comienza a declarar tu confesión de fe antes de que veas la manifestación de la respuesta a tus oraciones. Cree que recibes cuando oras. Aférrate a tu confesión y actúa como si tus oraciones ya fueron contestadas. (Santiago 2:14-24, 3:11-17; Romanos 3:4; Hebreos 4:11-16).
  3. Rechaza la duda y el temor. No permitas que la duda y el temor se conviertan en parte del proceso. Satanás te dirá que no obtendrás tus respuestas. Sin embargo, debes tomar esos susurros de duda cautivos. Tienes el derecho y el poder de derribar cualquier argumento que esté en contra del conocimiento de la Palabra de Dios. Así que controla tu mente con la Palabra y piensa la respuesta, en lugar del problema. (2 Corintios 10:5).
  4. Debes verte a ti mismo como una persona exitosa. Mírate a través de la Palabra como una persona exitosa, y no fracasada. (Proverbios 4:20-24; Mateo 6:22-23, 13:15-16; Romanos 13:14).
  5. Testifica. Testifícale a los demás lo que crees. Háblales a las personas acerca de la Palabra. Jesús ha hecho mucho por ti…entonces ¡cuéntaselo a los demás! (Apocalipsis 12:11).