Pregunta del día

Marzo 20

¿POR QUÉ ESTOY TENIENDO DIFICULTADES PARA RECIBIR MI SANIDAD?

Kenneth Copeland

El desafío para recibir sanidad, muy a menudo tiene que ver en con la manera en que resistimos al enemigo. Sin duda alguna, Jesús destruyó las obras del diablo y liberó a la raza humana de la autoridad de Satanás. Sin embargo, el ser humano es el responsable de resistir los ataques del diablo. Debemos rechazar la enfermedad, con la misma determinación que rechazamos el pecado.

Cuando comprendemos esa verdad, comenzamos darnos cuenta que recibir sanidad es tan fácil como recibir la salvación. Al igual que la salvación, la sanidad está disponible para todos. Pero sólo viene sobre quienes la reciben. Tú debes pedirla por medio del poder de Dios, a través de tu fe. Y al hacerlo, el poder sanador de Dios fluirá por tu cuerpo. La clave está en desarrollar tu fe.

Edifica tu fe, escuchando predicas fundamentadas en la Palabra de fe con respecto a la sanidad (Romanos 10:17). Aplica la Palabra de Dios declarándola, meditando en ella, y poniéndola en práctica —actúa como si Jesús mismo la hablara—. Visualízate haciendo lo que la Palabra dice que puedes hacer. No importa cómo se vean las circunstancias, cómo te sientas o qué digan los demás acerca de tu situación; obtendrás tu sanidad cuando pongas en práctica la Palabra.

Existe algo que muchas personas no tienen en cuenta. En Gálatas 5:6, vemos que la fe obra por medio del amor. Él amor hace que la fe obre de forma apropiada, de la misma manera que la gasolina hace que tu vehículo funcione apropiadamente. Si no vives en el amor de Dios, impides que tu fe obre. Lee 1 Corintios 13:4-8, y verás cómo debe pensar y comportarse la persona que tiene el tipo de amor de Dios. Luego, asegúrate de alinear tus acciones y actitudes con el amor de Dios.

Como creyente, tienes la capacidad de vivir en el tipo de amor de Dios. Tu fe y tu amor obrando juntos, ¡harán que recibas tu sanidad rápidamente!