Pregunta del día

Marzo 23

¿Cómo puedo disfrutar de una vida larga y saludable?

La mayoría de personas están interesadas en disfrutar una vida larga y saludable. Las buenas noticias son que la Palabra de Dios nos enseña cómo obtener esa vida:

«Hijos, obedezcan a sus padres porque ustedes pertenecen al Señor, pues esto es lo correcto. «Honra a tu padre y a tu madre». Ese es el primer mandamiento que contiene una promesa: si honras a tu padre y a tu madre, «te irá bien y tendrás una larga vida en la tierra» (Efesios 6:1-3, NTV).

«Los que viven al amparo del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso» (Salmos 91:1, 16, NTV).

También en Proverbios 3:1-2, leemos: «Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción» (NTV).

«Alegre es el que encuentra sabiduría, el que adquiere entendimiento. Pues la sabiduría da más ganancia que la plata y su paga es mejor que el oro. La sabiduría es más preciosa que los rubíes; nada de lo que desees puede compararse con ella. Con la mano derecha, te ofrece una larga vida; con la izquierda, riquezas y honor» (Proverbios 3:13-16, NTV).

«El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir» (1 Pedro 3:10, RVC).

Después de leer estos versículos, nos queda muy claro que Dios desea que disfrutemos de una vida larga, productiva y fructífera. Sin embargo, una vida larga no se obtiene de manera automática. Pues habrás notado que en cada uno de los versículos existen condiciones. Por fe, debes elegir creerle a la Palabra de Dios y obedecerla para poder cosechar los beneficios de una larga vida llena de salud.

La persona que vive en pecado y rebeldía, corre un gran riesgo; pues de acuerdo con Romanos 6:23, la paga del pecado es muerte. Satanás aprovechará cualquier oportunidad para robar, matar y destruir (Juan 10:10). Por otro lado, el deseo de Jesús es que tengamos vida, y que la tengamos en abundancia. Podemos disfrutar de esa vida en abundancia cuando honramos a Dios y obedecemos Su Palabra.