Devocional: Crezcamos de Fe en Fe

Usted puede inundar la Tierra

Kenneth Copeland
«Y [como resultado de la intervención del Mesías] ellos [reverentemente] temerán el nombre del Señor desde el oeste, y Su gloria desde la salida del sol. Cuando el enemigo venga como torrente, el Espíritu del Señor alzará bandera contra él y lo hará huir [porque Él vendrá como torrente caudaloso impulsado por el soplo del Señor].»
(Isaías 59:19, AMPC)

Piense en esto por un minuto. ¿Qué pasa si algo se extiende desde el oeste hasta la salida del sol? Éste no tiene límites, traspasa las fronteras.

¿Qué sucede cuando un río se desborda? ¡Provoca una inundación! Ya no es más un río viejo y lento, sino que posee una fuerza imparable que retumba por todo el campo y ¡nada permanece firme a su paso!

Ahora, con esa idea en mente, quiero que elimine la coma que los traductores colocaron en ese versículo para que se leyera de la siguiente manera: “…Cuando el enemigo venga como torrente, el Espíritu del Señor levantará bandera contra él…”.

Pero eso no puede ser correcto, ¿cómo podría ser el diablo un torrente? Sí puede ser reprimido, y no sólo eso, ¡él ya ha sido reprimido!

Satanás no fue un torrente cuando tentó a Jesús, ni siquiera era una gota en una cubeta. Jesús es el único que vino como un torrente. Él fue el único incontenible. Sin importar lo que Satanás tratara de hacer, no pudo contenerlo. Todo lo que Jesús dijo e hizo, quitó a Satanás del camino y lo dejó completamente indefenso.

Por tanto, coloque esa coma donde se debe, y lea lo que en realidad el versículo enseña: “Y [como resultado de la intervención del Mesías] ellos [reverentemente] temerán el nombre del Señor desde el oeste, y Su gloria desde la salida del sol. Cuando el enemigo venga, como torrente el Espíritu del Señor alzará bandera contra él y lo hará huir [porque Él vendrá como torrente caudaloso impulsado por el soplo del Señor]”.

Ahora, ¡grite de gozo! ¡Jesús ahogó al diablo! Y le tengo una noticia aún mejor, el mismo Espíritu Santo que fluyó a través de Jesús, ¡fluye ahora a través de usted y de mí! Usted puede ahogar al diablo. ¡Los ríos de agua viva fluyen en su interior! Puede imponer manos sobre los enfermos, echar fuera demonios, interceder a favor de otras personas y ver cómo son liberadas. Usted puede inundar la Tierra con la gloria de Dios mientras purifica su vida y le da lugar al Espíritu de Dios. ¡Puede lograrlo!

Comience hoy, inunde la Tierra con Su gloria, Su misericordia y Su amor en la vida de todos los que le rodean.

Lectura bíblica: Oseas 1-3; Salmos 119:121-144

Acerca de:Kenneth Copeland

Kenneth Copeland

Kenneth Copeland es cofundador y presidente de los Ministerios Kenneth Copeland en Fort Worth, Texas, y autor de varios libros entre los cuales se incluyen: LA BENDICIÓN del Señor enriquece y no añade tristeza con ella, y Honor: viviendo en honestidad, verdad e integridad.
Desde 1967, Kenneth ha ministrado el evangelio de Cristo y enseñado la Palabra de Dios como maestro. Adicionalmente, ha grabado discos como cantante y recibido premios por sus álbumes: Only the Redeemed (también nominado al premio Grammy), In His Presence, He Is Jehovah, Just a Closer Walk y Big Band Gospel. Como actor en su papel de Wichita Slim, es coprotagonista de los videos infantiles: The Gunslinger, Covenant Rider, y de la película: The Treasure of Eagle Mountain. Asimismo, personificó el papel de Daniel Lyon en los videos Commander Kellie and the Superkids:™ Armor of Light, y Judgment: The Trial of Commander Kellie. También es coprotagonista en las películas The Rally (estrenada en el 2009) y The Rally 2: Rompiendo la Maldición (estrenada en el 2016), en su papel de padrino hispano.
Con la ayuda de su equipo y oficinas en los Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Australia, Sudáfrica, Ucrania, Singapur, y la flamante inauguración de la oficina para Latinoamérica en Colombia, Kenneth está cumpliendo su visión de predicar con valentía la Palabra incorruptible de Dios desde la cima más alta hasta el valle más profundo, y en todos los confines de la Tierra. Su ministerio alcanza a millones de personas en el mundo por medio de programas televisivos semanales, revistas, mensajes en audio y video, convenciones y campañas, y a través de la red mundial internet.