Testimonio

¡Ustedes oraron… y mi matrimonio mejoró!

|
Frankovsk, Ucrania

Pedí oración por mi matrimonio, y mi relación con mi esposo ha mejorado con el tiempo. Ahora somos más amables, y ha surgido un mayor deseo de servirnos el uno al otro. La enseñanza del Señor me está enseñando a ser una esposa humilde, amable y paciente. Me enseñó a apoyar, a animar a mi esposo y a respetarlo. Estaba lista para obedecer a Dios y hacer lo que escuchara y esto produjo fruto.  En los últimos tres meses mi esposo me ha escrito mensajes diciéndome que me ama y me extraña… ¡No recuerdo que lo hiciera en los últimos 16 años! ¡Gloria a Dios!