Pregunta del día

mayo 12

A mi esposo y a mí, nos gustaría tener hijos. Sin embargo, a pesar de nuestra esperanza y de nuestras oraciones durante muchos años, aún no los tenemos. ¿Estaremos pidiendo por algo que no es la voluntad de Dios?

Jamás será un error creer por algo que Dios ya nos prometió. Y Sus promesas respecto a los hijos, están escritas de manera clara en Su Palabra. Por ejemplo, en Salmos 127:3, leemos: “Los hijos son herencia del Señor, y el fruto de la matriz es su recompensa”.

En el Salmo 113:9, dice: “Él hace de la mujer estéril alguien que protege el hogar, y una madre alegre de hijos”. Y en Éxodo 23:26, Dios hace la siguiente promesa: “ni que mueran siendo jóvenes. Todas las mujeres de Israel podrán tener hijos, y todos sus hijos nacerán bien” (TLA).

La Palabra de Dios nos revela Su voluntad, y si haces parte de tu vida estas escrituras; podrás orar confiadamente por tu propio hijo. Pues creemos lo que 1 Juan 5:14-15, dice: «…si pedimos algo según su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, también sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho».