Pregunta del día

febrero 14

¿Cómo sé si en realidad estoy enamorado?

Las relaciones de noviazgo son muy importantes. Pues una relación puede cambiar el curso de tu vida, en especial si tiene como fin el matrimonio. Por esa razón, es de suma importancia reconocer que en una relación puedes experimentar muchas emociones, la cuales parecen verse o sentirse como amor. Sin embargo, no es un amor verdadero ni duradero. Las emociones a las que muy a menudo llamamos: amor, pueden venir e irse con facilidad. Sin embargo, el verdadero amor (el que dura toda una vida) debe ser desarrollado y cultivado.

Para que una relación sea verdaderamente exitosa, debe tener a Dios (la fuente del amor) como el centro. En 2 Corintios 6:14, dice: «No se unan con los incrédulos en un yugo desigual. Pues ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia? ¿O qué relación puede haber entre la luz y las tinieblas?». Como creyente, debes considerar sólo a creyentes comprometidos con Dios como posibles candidatos para el matrimonio.

No te sientas solo en este proceso. Puedes recibir dirección de parte del Espíritu Santo en lo que concierne a tus relaciones. El deseo de nuestro Padre celestial es que conozcas Su voluntad en todas las áreas de tu vida, ¡incluyendo a la persona con que deberías casarte! Dios te enseñará a reconocer Su voluntad, a través de tu propio espíritu, mientras le dediques tiempo a Su Palabra y a la oración.

Te animamos a que inviertas tiempo en comprender uno a uno los sueños y metas de la otra persona y los tuyos. También deben estudiar la Palabra, y orar con frecuencia para ser guiados por el Espíritu de Dios, a fin de establecer un fundamento para el matrimonio, el cual durará toda una vida.