Devocional: Crezcamos de Fe en Fe

No subestimes tus oraciones

Kenneth Copeland
«Ante todo, exhorto a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que ocupan altos puestos, para que vivamos con tranquilidad y reposo, y en toda piedad y honestidad»
(1 Timoteo 2:1-2)

Estos versículos son claros, ¿cierto? La instrucción es simple y plana. Sin embargo, en estos días turbulentos cuando nuestra nación necesita tanto de las instrucciones de Dios, la mayoría de los hijos de Dios no ponen en práctica lo que estos versículos ordenan.

¿Por qué no?

Creo que es porque la mayoría de nosotros nos sentimos abrumados por los problemas que nos rodean. “¿Cómo pueden mis oraciones influir en la deuda nacional?” —pensamos—. “¿Cómo puede mi fe incidir en la política externa?”

En otras palabras, dejamos de orar porque aún no comprendemos el impacto tan poderoso que nuestras oraciones pueden tener en nuestros países.

Es tiempo de que comprendamos esa verdad y de que nos demos cuenta de que si obedecemos lo que se nos indica en 1 Timoteo 2:1-2, no habrá ningún tipo de comité en la Tierra, ni rey, ni presidente, ni congreso, ni nada que pueda derrocar el propósito de Dios para Su pueblo.

Dios nos ha llamado a interceder, nos ha mandado a orar por los que están en autoridad. Nos ha dado Su Palabra, Su poder, Su nombre, Su autoridad y Su fe. Tenemos todas las herramientas necesarias para orar de manera eficaz por nuestras naciones y sus gobernantes.

Te exhorto a interceder. Tu responsabilidad como creyente es participar en los asuntos de tu país. Dios quiere el señorío total de cada país, y la única manera en que Él lo logrará es por medio de Sus embajadores: tú y yo.

Ora por esta nación y tu nación todos los días. Nunca vuelvas a subestimar el poder de esas oraciones: pueden transformar al mundo.

Lectura bíblica: Daniel 2:1-30

Acerca de: Kenneth Copeland

Kenneth Copeland

Kenneth Copeland es cofundador y presidente de los Ministerios Kenneth Copeland en Fort Worth, Texas, y autor de varios libros entre los cuales se incluyen: LA BENDICIÓN del Señor enriquece y no añade tristeza con ella, y Honor: viviendo en honestidad, verdad e integridad.
Desde 1967, Kenneth ha ministrado el evangelio de Cristo y enseñado la Palabra de Dios como maestro. Adicionalmente, ha grabado discos como cantante y recibido premios por sus álbumes: Only the Redeemed (también nominado al premio Grammy), In His Presence, He Is Jehovah, Just a Closer Walk y Big Band Gospel. Como actor en su papel de Wichita Slim, es coprotagonista de los videos infantiles: The Gunslinger, Covenant Rider, y de la película: The Treasure of Eagle Mountain. Asimismo, personificó el papel de Daniel Lyon en los videos Commander Kellie and the Superkids:™ Armor of Light, y Judgment: The Trial of Commander Kellie. También es coprotagonista en las películas The Rally (estrenada en el 2009) y The Rally 2: Rompiendo la Maldición (estrenada en el 2016), en su papel de padrino hispano.
Con la ayuda de su equipo y oficinas en los Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Australia, Sudáfrica, Ucrania, Singapur, y la flamante inauguración de la oficina para Latinoamérica en Colombia, Kenneth está cumpliendo su visión de predicar con valentía la Palabra incorruptible de Dios desde la cima más alta hasta el valle más profundo, y en todos los confines de la Tierra. Su ministerio alcanza a millones de personas en el mundo por medio de programas televisivos semanales, revistas, mensajes en audio y video, convenciones y campañas, y a través de la red mundial internet.