marzo 24, 2021

La Promoción de Goliat

Hay algo que parece un gigante al frente tuyo.

Es ruidoso, descarado y se burla de ti continuamente. Está haciendo todo lo posible para evitar que llegues a donde sabes que debes estar. Intentas ignorarlo, pero sigue hablando… y hablando. Solo quieres que desaparezca, pero ahí está.

Puede ser un diagnóstico médico, la pérdida del trabajo, luchas económicas, una relación conflictiva, inseguridad o miedo. O podría ser un pecado o una adicción. Independientemente de lo que estés experimentando, sabes que te enfrentas a un Goliat cuando es un obstáculo para la alcanzar las promesas de Dios, las cuáles te llevan a una vida victoriosa en todos los aspectos.

Tu Goliat es cualquier cosa que te maldiga y se burle de ti todos los días.

Dios tiene algo preparadado para ti: LA VICTORIA. Pero no puedes tener una victoria sin una batalla.

Tu victoria se llama la Promoción de Goliat. Así es como funciona.

1. Goliat es una Oportunidad

«¿Qué dicen que le darán a quien mate a ese filisteo y salve así el honor de Israel? » –1 Samuel 17:26 (NVI)

Es fácil ver a Goliat como una espina clavada en el costado que necesita ser removida. Pero si quieres experimentar la Promoción de Goliat, tienes que aprender a ver la prueba como una oportunidad.

David preguntó: «—¿Qué dicen que le darán a quien mate a ese filisteo y salve así el honor de Israel? ¿Quién se cree este filisteo pagano,que se atreve a desafiar al ejército del Dios viviente?» No veía a Goliat como un adversario; lo vio como una oportunidad. Y ya tenía el ojo puesto en la recompensa. Probablemente fue una buena motivación cuando la respuesta fue: “El rey dará grandes riquezas al hombre que lo mate. También le dará a su hija en matrimonio y eximirá a su familia de impuestos en Israel ”(versículo 25, NVI).

Cuando te enfrentas a una prueba o dificultad, tienes una opción: acobardarte o luchar. Estás llamado, al igual que David, a enfrentarte y conquistar a tu Goliat, a correr hacia él, no a huir de él. Pero primero tienes que ver a Goliat como una oportunidad de ascenso. Lo único que puede robarte es el miedo.

2. Goliat es una Prueba

«No importa si es un león o un oso, tu siervo los mata». –1 Samuel 17:36 (RVC)

Goliat no fue el primer desafío que enfrentó David. Él ya había pasado la prueba en la lucha contra un león y un oso. Ahora, se enfrentaba a otra prueba: un gigante de 9 pies y 6 pulgadas con armadura y armas.

Un Goliat es una prueba, una prueba de nuestra fe. Las pruebas nos dicen dónde estamos en la vida, al igual que un examen le dice a un estudiante qué tan bien le está yendo.

¿Cómo respondes a los Goliat en tu vida?

Responder con timidez, vacilación o miedo te indica que hay trabajo por hacer en el área de desarrollar tu confianza en el amor de Dios. No dejes que eso te condene, deja que te inspire a perseguir el tipo de audacia y coraje que proviene del profundo entendimiento de Su bondad y la grandeza de Su amor por ti.

Aprende una lección de David. Nunca huyas de tu Goliat. Corre hacia él, en el Nombre del Jesús. Ese tipo de fe audaz siempre se lleva a casa el premio.

3. Goliat te Diferenciará

«Saúl y todos los israelitas se consternaron y tuvieron mucho miedo» –1 Samuel 17:11 (NVI)

Goliat se había estado burlando del ejército de Israel día y noche durante 40 días. “Y todos los hombres de Israel, cuando vieron al hombre, huyeron de él y tuvieron un miedo terrible” (1 Samuel 17:24, RVC). Todos los hombres de Israel tuvieron miedo … excepto David.

De hecho, le dijo aSaúl: “¡Nadie tiene por qué desanimarse a causa de este filisteo! Yo mismo iré a pelear contra él”(ver 1 Samuel 17:32). Piénsalo. Las Escrituras dicen que Saúl era «una cabeza y hombros» más alto que cualquier otra persona en Israel (1 Samuel 9: 2, MSG). También fue conocido en todo el país como un gran guerrero. Entonces, es muy probable que Goliat, cuando estaba llamando a “un solo hombre” para que viniera a pelear con él, querría pelear con Saúl (1 Samuel 17: 8).

¡David ni siquiera era un soldado en el ejército! Él era el último en la fila para hacerse cargo de esta situación. Además, era solo un adolescente, «un niño», como lo llamaba Goliat. Pero estaba dispuesto a hacer lo que nadie más estaba dispuesto. Esto lo distingue.

Un Goliat también te distinguirá. ¿Cómo? Cuando nadie más está dispuesto a tomar una posición, tu lo estás. Cuando nadie más está ungido para liderar, tú lo estás. Cuando todos los demás aceptan la enfermedad, tú la rechazas. Cuando todos los demás abrazan las deudas, tu te mantienes firme en la provisión. Cuando todos los demás se quejan y hablan de la derrota, tu ya has declarado la victoria.

La promoción Goliat requiere que te veas diferente a los demás cuando te enfrentas a circunstancias desafiantes. Pero no puedes hacerlo con tus propias fuerzas. David lo sabía, por eso dijo: «¡Vengo contra ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos!» (1 Samuel 17:45).

4. Goliat es Derrotado por tus Palabras

«Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza». –1 Samuel 17:46 (NVI)

Goliat tenía una gran boca. Es probable que tu Goliat también. Te dice cuán enfermo y arruinado estás, cómo nunca conseguirás el sueño en tu corazón, cómo lo que quieres no es realista, cuánto tiempo ha pasado, cómo no eres lo suficientemente bueno. Goliat es malo y desagradable. Pero si mantienes la perspectiva correcta, recordarás que Goliat no es más que un montón de palabrasa menos que estés de acuerdo con él.

Cuando el Goliat de David terminó de burlarse de él, pasó a amenazarlo, diciendo: «Ven aquí … ¡y daré tu carne a las aves y a los animales salvajes!» (1 Samuel 17:44, NVI). En lo natural, eso parecía seguro. Pero David no lo tomó en serio porque estaba enfocado en algo más grande: el poder de su Dios.

¿Cómo te amenaza tu Goliat? Más importante aún, ¿qué estás diciendo?

Tu Goliat te está hablando a través de síntomas, cuentas en mora, informes médicos, cartas de rechazo. Además de eso, siempre habrá gente que te dirá por qué tu Goliat no puede ser derrotado.

Cuando David le dijo a Saúl que pelearía contra Goliat, Saúl respondió: “No puedes salir contra este filisteo y pelear con él; sólo eres un joven, y él ha sido un guerrero desde su juventud ”(1 Samuel 17:33, NVI).

Tienes que hacer lo que hizo David: ¡responde! Él dijo: “El SEÑOR, que me rescató de las garras del león y del oso, me librará de la mano de este filisteo” (versículo 37, NVI). No admitiría palabras de duda e incredulidad. Mantuvo sus pensamientos y palabras en línea con lo que sabía acerca de su Dios.

Tómate el tiempo para recordar cómo Dios te ha librado de todas tus pruebas (Salmo 34:19). Ensayar las veces que Dios te rescató, liberó y puso tus pies sobre una roca, fortalecerá tu fe para una victoria en lo que enfrentas hoy.

Entonces estarás bien equipado para responderle a cada Goliat en tu vida con una fe audaz, sabiendo que Goliat esta derrotado por tus palabras llenas de fe, acercándote a tu promoción.

5. Goliat debe Responder al Pacto

«Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos». –1 Samuel 17:46 (NVI)

¿Cómo pudo David estar tan seguro de que prevalecería contra un enemigo imposible?

Porque conocía su pacto con Dios. Sabía por experiencia que su pacto era más grande que cualquier león, oso o gigante que se le cruzara. Confió en ese pacto de protección, provisión y BENDICIÓN.

Si naces de nuevo, tienes un pacto con el mismo Dios que hizo David. Puedes derrotar a cualquier Goliat en tu vida cuando recuerdes que tu Goliat debe responder al pacto. ¡El pacto ya ha vencido cada pecado, enfermedad, dolencia, carencia o dificultad!

Mientras te concentres en tu Goliat, seguirá intimidándote. Pero cuando pongas tus ojos en el pacto con el Dios Todopoderoso, enfocándote en Sus promesas, estarás en la fila para recibir la Promoción de Goliat.

6. Goliat te hará Rey

“Fue así como todos los ancianos de Israel se reunieron en Hebrón con el rey David, y en presencia del Señor éste hizo un pacto con ellos, y ellos lo ungieron como rey ”. –2 Samuel 5: 3 (RVC)

Cuando te refieres a David como al rey de Israel, la mayoría de la gente piensa en el momento en que Samuel lo ungió ante su padre y sus hermanos (1 Samuel 16). Pero Kenneth Copeland dice: «No fue entonces cuando David se convirtió en rey. La victoria de David sobre Goliat lo convirtió en rey «.

Dios lo llamó, Samuel lo ungió, pero David lo manifestó con su inquebrantable fe en Dios.

Eso es lo que un Goliat puede hacer en tu vida también, cuando das los pasos correctos hacia la victoria. Esa es la Promoción Goliat. Al igual que David, un Goliat te hará rey del territorio que Dios te ha asignado.

David mantuvo sus ojos en la recompensa, no en el gigante. Entonces, cualquiera que sea tu problema hoy, no desprecies tus problemas. Cambia tu forma de pensar.

Si te enfrentas a un Goliat, la buena noticia es que estás listo para una Promoción. Miralo como una oportunidad y una prueba para aprobar. Deja que te distinga. Luego, usa tus palabras y la audacia de la fe para derrotar a tu Goliat en el Nombre del Señor, ¡y prepárate para recibir la Promoción de Goliat!