enero 14, 2021

El Tipo de Oración que lo Cambia Todo

Cuatro Consejos que te Ayudarán a Obtener Resultados.

La oración es tan simple como hablar con Dios.

Sin embargo, la oración eficaz es lo que da resultados (Santiago 5:16). La mayoría de los cristianos oran, le piden a Dios lo que quieren y luego esperan la respuesta. El problema es que, si bien la oración en sí es simple, preparar el corazón a menudo se deja a un lado.

Dios no está tratando de ocultar nada a nadie. Él ha trazado la hoja de ruta para responder a las oraciones a lo largo de Su Palabra, pero armarlo todo ha eludido a muchos creyentes, dejándolos preguntándose por qué no tienen lo que piden.

El deseo de Dios de que su pueblo conozca y utilice el tipo de oración que cambia todo es tan grande, que en 2014, Dios tuvo un encuentro poderoso con Maria Colbert: una visita en su dormitorio. Durante este tiempo, María recibió un mandato de Él para escribir un libro con los principios de fe que Él quería que ella compartiera con Su pueblo. Este encuentro sobrenatural llevó a la redacción y publicación de su nuevo libro, La Oración que lo Cambia Todo.

Compartimos parte de esta emocionante revelación a continuación para ayudarte a descubrir el tipo de oración que lo cambia todo.

1. Ora con la Clase de Fe que Emociona a Dios

“Entonces la mujer se puso enfrente de Jesús, se arrodilló y le dijo: ¡Señor, ayúdame! Jesús le contestó: —No está bien darles a los perros el pan de los hijos. Ella dijo:—Es cierto, Señor, pero hasta los perros se comen las migajas que caen de la mesa de sus dueños. Jesús le dijo: —Mujer, tienes mucha fe. Por eso haré lo que quieres que haga. Y en ese momento la hija de la mujer fue sanada». –Mateo 15: 25-28 (PDT)

Jesús se maravilló de la clase de fe que la mujer sirofenicia mostró en Mateo 15: 25-28. Era el tipo de fe que emociona Dios porque era una fe que no se rendía ni aceptaba un no como respuesta. Es el tipo de fe que sabe que Dios es bueno y que Su fidelidad perdura para siempre.

Bartimeo mostró el mismo tipo de fe que emociona a Dios. Le gritó a Jesús y no se detuvo, incluso cuando todos a su alrededor le dijeron que se detuviera y se callara (Marcos 10: 46-52). Ese es el tipo de fe que emociona a Dios. Es el tipo de oración que lo cambia todo.

Piénsalo. Todo lo que Bernabé había sabido hasta ese momento — oscuridad total, impotencia, pobreza — cambió en ese momento en el que clamó al Señor con el tipo de fe que llama Su atención. TODO cambió y recibió TODO lo que le pidió a Dios.

Si tus oraciones se han vuelto mediocres, llenas de dudas o más quejas que cualquier otra cosa, es hora de volver a encender tu fe. Es hora de fortalecerla pasando tiempo en la Palabra de Dios hasta el punto de en el que captes Su atención, tal como lo hizo la fe de la mujer sirofenicia y de Bernabé.

Estaban creyendo en lo imposible, algo que nunca podrían lograr por sí mismos y algo que ningún otro humano podría hacer por ellos. Es por eso que Maria Colbert dice:»La fe emocionante cree por lo sobrenatural».

Es hora de que hagas lo mismo y ores con el tipo de fe que emociona a Dios. ¡Verás que es una de las claves de la oración que lo cambia todo!

2. Ora con el Respaldo de la Fe que esta Constante Movimiento

“Si en verdad permanecéis en la fe bien cimentados y constantes, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído”. Colosenses 1:23 (LBLA)

 La fe que emociona a Dios vendrá de la fe que está en constante movimiento.

 ¿Qué significa eso?

 Cuando algo no está en constante movimiento, se estanca, se vuelve complaciente. Como saben, el agua estancada se pudre, un caldo de cultivo para las bacterias. Ya no ofrece vida, sino que se convierte en un peligro.

 Cuando le hablas a Dios en oración respaldado por tu fe en constante movimiento, no eres complaciente. No te alejas de la esperanza del evangelio y de la promesa de la oración contestada. Estás fluyendo y moviéndote con Su poder, colaborando con Él con confianza para lograr Su perfecta voluntad en tu vida.

 Dios es un Dios que avanza y él quiere que tu seas igual. El tipo de oración que cambia todo es la oración respaldada por la fe en constante movimiento.

Si tu fe se ha quedado dormida, ¡es hora de ponerla en movimiento nuevamente! ¿Cómo puedes hacer eso? Aliméntate regularmente de la Palabra de Dios, pelea la buena batalla de la fe en cada situación.

3. Ora Temprano en la Mañana

“Oyeron la voz de Dios el Señor, que iba y venía por el huerto, con el viento del día”. –Génesis 3: 8 (RVC)

 Sabemos que podemos orar a Dios en cualquier momento y en cualquier lugar. Pero los diferentes tipos de oración desbloquean diferentes tipos de poder. La oración colectiva, la oración de acuerdo y la oración de intercesión son cada una poderosa a su manera. Lo mismo puede decirse de la oración en diferentes momentos del día.

 En su libro, Maria Colbert comparte su experiencia personal con la oración matutina. Ella y su esposo, el Dr. Don Colbert, viven en Florida y a menudo conducen hasta el océano en las primeras horas de la mañana para ver la creación de Dios y conectarse con el Padre.

Ella cree que hay una presencia especial del Señor en el frescor del día que no se parece a ninguna otra. “Abre la puerta a momentos increíbles con Él”, dice ella.

 Si te encuentras en un lugar donde tu vida de oración necesita refrescarse, intenta levantarte antes del sol y orar en tu casa o en un lugar donde puedas disfrutar de Su creación. Habla con Él en el amanecer y deja que la oración temprano en la mañana te conecte con tu Padre de una manera nueva y fresca.

4. Ora desde una Posición de Victoria

“Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes» – 2 Corintios 2:14 (NVI)

 El objetivo de cualquier oración es obtener la victoria del otro lado, ¿verdad? No debería haber otra opción sobre la mesa.

Si te acercas a Dios con una mentalidad de «tal vez Él lo hará, tal vez no lo hará», has tenido un mal comienzo. Tus oraciones son contestadas cuando CREES que tendrás lo que pides (Marcos 11:24; Santiago 1: 6-7). Tienes que orar del lado de la victoria porque ese es el tipo de oración que conduce al triunfo. Al acercarte al trono con confianza, Maria Colbert dice: «Dios nunca me ha llamado a una batalla que no tenía la intención de que ganara». 

Si necesitas animarte a orar el tipo de oración que lo cambia todo, comienza a verte victorioso en tu situación. Ora desde una postura de triunfo, no de derrota. Dios SIEMPRE te hace triunfar. ¡Solo tienes que subir a bordo!

 Cuando hagas estos cambios simples en tu rutina de oración y comiences a orar el tipo de oración que lo cambia todo, ESPERA ver avances — ¡ESPERA recibir lo que pides! Dios no te está ocultando nada. Está esperando a que superes esas cosas que te han obstaculizado durante mucho tiempo. ¡Ya es hora de ver la VICTORIA!