marzo 27, 2020

¿Cómo pasar el test del temor?

¡Pasa la prueba del temor! ¡Toma autoridad sobre el miedo, confía en el amor y las promesas de Dios, manteen al diablo bajo tus pies hasta que el temor muera de hambre y alimenta tu fe en el proceso!

 

Aún desde una edad temprana, la vida está llena de exámenes: exámenes de matemáticas, exámenes de manejo, exámenes de aptitud y muchos otros que todos enfrentamos en un momento u otro. Una prueba está diseñada para medir el rendimiento, medir la comprensión y determinar si una persona ha dominado una habilidad en particular. Cuando se trata de nuestras vidas espirituales, no estamos exentos de ser probados; de hecho, Satanás arroja todo tipo de «pruebas» o circunstancias desafiantes, con la esperanza de que mordamos el anzuelo y le demos acceso a nuestras vidas. ¿Su prueba favorita de todos los tiempos? La prueba del miedo.

La Biblia repetidamente nos ordena “no temer”, lo que viene en forma de preocupación, ansiedad y diferentes fobias. Es el arma principal de Satanás, y él responde de la misma manera que Dios responde a la fe. Él usa el miedo para desafiar las promesas de Dios y robar la esperanza de los cristianos.

La prueba del temor medirá si estás obrando con la esperanza de la Palabra de Dios o no. Si tienes miedo, no tienes esperanza. Si no tienes esperanza, no tienes fe. Si no estás en la fe, no estás caminando en amor. Es fácil ver cómo Satanás puede usar el miedo para obstaculizar muchas vidas cristianas.

Entonces, cuando la Prueba de miedo llega a tu vida, ¿la pasas o la fallas? Si no has pasado la prueba en esta área, toma este tutorial sobre cómo pasar la “Prueba del temor”. Responde estas preguntas, y aprenderás cómo tomar autoridad sobre el miedo, confiar en el amor y las promesas de Dios, mantener al diablo bajo tus pies, matar al temor de hambre y alimentar tu fe.

Pregunta 1: ¿Estás tomando autoridad sobre el temor?

 “Miren, les he dado autoridad sobre todos los poderes del enemigo.” – Lucas 10:19 (NTV)

 

¿Alguna vez escuchaste a alguien decir que tiene un «miedo saludable» a algo? Algunas personas piensan que el miedo es bueno. ¿Pero qué tiene de bueno? La Biblia dice que no es de Dios, por lo que no puede ser bueno. Trae tormento, falta de paz, sabiduría o libertad (1 Juan 4:18, RVC).

Entonces, la primera pregunta en la prueba es, ¿de dónde vienen tus miedos y estás tomando autoridad sobre ellos?

Si creciste en una familia pobre, podrías estar esclavizado por el miedo a la pobreza. Incluso podrías tratar de aplicar los principios de Dios, ¡pero el diablo te seguirá robando hasta que te acerques a Dios, te arrepientas de ese miedo y te deshagas de él!

Lo mismo es cierto de la enfermedad. Si le tienes miedo, puedes esperar estar enfermo. El miedo producirá la enfermedad. Pero si tomas autoridad sobre el temor y la enfermedad, que son ambos del enemigo, puedes confiar en la Palabra de Dios, que dice que Él ya nos ha sanado (Isaías 53: 4-5, 1 Pedro 2:24).

Quizás temes por la seguridad de tus hijos y estés constantemente preocupado y lleno de ansiedad. Para pasar la prueba del temor, toma autoridad sobre el miedo parándote firme en el Salmo 91 y las muchas otras promesas de Dios que prometen su bienestar. ¡Pon tu esperanza y fe en Dios!

Efesios 6:12, RV, dice: “no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Por lo tanto, si tomas la autoridad sobre el temor y rompes su poder, ¡la pobreza, la enfermedad y el fracaso que el miedo fue diseñado para traerle nunca tendrán la oportunidad de manifestarse en tu vida!

Pregunta 2: ¿Estás confiando en el amor de Dios?

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. Por lo tanto, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor” – 1 Juan 4:18 (RVC)

 

Este versículo establece claramente que «no hay temor en el amor». Eso suena bastante simple. Si tienes amor, no temerás. Pero la Biblia también dice que Dios es amor (1 Juan 4:8). Entonces, si tienes a Dios, tienes amor, lo que significa que no debes tener miedo, ¿verdad? Pero si todavía tienes temor, la siguiente pregunta es: «¿Estás confiando en el amor de Dios?»

El amor es una fuerza poderosa. Hace que nuestra fe funcione (Gálatas 5:6, RV), nos mantiene en línea con la Palabra de Dios (Juan 14:21), y nos mantiene fuera de la trampa del temor del diablo. Cuando crees y confías en el amor que Dios tiene por ti, no tendrás miedo de hacerte ilusiones y poner tu fe en Su Palabra. Si confías en Su amor por ti, entonces creerás que Él quiere prosperarnos. Creerás que Él sanará tu cuerpo. Creerás que Él protegerá a tus hijos. Creerás en Su amor.

Es por eso que verse a uno mismo amado por el Padre celestial y confiar en ese amor es el primer paso para caminar en amor. Te permite amar a los demás y expulsar el miedo en tu vida.

 

Pregunta 3: ¿Estás completamente persuadido?

“…plenamente convencido de que Dios, quien había prometido, era poderoso para hacerlo”. – Romanos 4:21 (RVA)

 

¿Cómo sabes si estás completamente persuadido de algo? ¿Es porque piensas, sientes o deseas creerlo? No. Cuando estás completamente persuadido de algo, no puedes moverte de ello, sin importar lo que nadie diga en el mundo. Podría haber un nuevo estudio y cobertura de los medios de comunicación que te diga que el cielo es naranja. Tu vecino podría creerlo; Tus amigos podrían creerlo. Pero no cambiaría el hecho de que sabes que el cielo es azul. ¡Todo lo que tienes que hacer es mirarlo!

Pero ¿qué pasa con las cosas que no puedes ver en lo natural, como las promesas de Dios antes de que se manifiesten? ¿Cómo puedes convencerte por completo de que las promesas se cumplirán?

Cuando tomas una posición sobre la Palabra de Dios, Satanás vendrá inmediatamente y desafiará esas promesas con cada táctica de miedo que pueda inventar. Enviará a personas que hablan con incredulidad, circunstancias que parecen ir en la dirección opuesta, malos informes, pensamientos desalentadores, ¡lo que sea! Pero no olvidemos por un momento, ¡él es un mentiroso!

Entonces, para responder la siguiente pregunta para pasar la Prueba del temor… ¿estás completamente convencido de que lo que Dios ha prometido que pasará? Si es así, no tendrás miedo. No renunciarás cuando el diablo arroje clavos en el camino. ¿Por qué? Porque tendrás esperanza. Tendrás la imagen dentro de ti que Jesús lo dijo.

 

Pregunta 4: ¿Le estás dando lugar al diablo?

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio.». –2 Timoteo 1:7 (DHH)

Toda la misión de Satanás se resume en tres palabras: robar, matar, destruir (Juan 10:10). Por eso usa la táctica del miedo con tanta frecuencia. Él usará pensamientos y circunstancias para ver si puede lograr que le des solo una pulgada al provocar que tengas miedo.

Por ejemplo, a veces, la gente piensa que es inofensivo preocuparse. Incluso se sienten irresponsables si no lo hacen. Pero la preocupación es lo mismo que el miedo. Si le das al diablo una pulgada de preocupación, él plantará esa semilla de miedo en ti, y solo crecerá cuando te des cuenta sus amenazas acerca del futuro y sus alardes sobre el pasado. En poco tiempo, comenzarás a creer las mentiras de Satanás en lugar de la verdad de la Palabra de Dios.

Cuando llega una prueba de miedo como ésta, solo hay una respuesta: no le des al temor un lugar en tu vida. Si el maltrato pasado, el fracaso o las manifestaciones no realizadas abren la puerta al miedo, ponlos bajo la sangre de Jesús y lávalos para siempre. Comienza diciendo: «Me niego a temer». Haz esa declaración antes de que el diablo tome incluso 1 cm. Luego di: «Diablo, estás tratando de ponerme temor. No voy a aceptar ese miedo. ¡Sal de aquí y no vuelvas! »

 

Pregunta 5: ¿Estás alimentando la fe y matando de hambre al temor?

«No se preocupen por nada …» Filipenses 4: 6 (NTV)

 

Si alguna vez has estado en el zoológico, es probable que hayas visto una señal que dice algo así como «No alimentes a los cocodrilos». ¿Por qué? Porque cuando los alimentas, se vuelven peligrosos. Lo mismo es cierto acerca del temor. El miedo solo es peligroso si lo alimentas. Cuando lo matas de hambre, se vuelve cada vez más pequeño hasta que ni siquiera existe en tu vida. Funciona de la misma manera con la fe. Para pasar la Prueba del temor, debes alimentar la fe y matar de hambre al temor.

Entonces, la siguiente pregunta en el examen es, ¿cómo alimentas la fe? Con la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Ponla en tus ojos y en tus oídos continuamente. Alimenta tu espíritu diariamente con comidas calientes de la Palabra de Dios, no solo una merienda fría a la semana. Deja que la Palabra de Dios se convierta en la autoridad final en cada área de tu vida.

Luego, piensa en lo que sucede en tu mente. ¿Lo que estás pensando es verdadero, honorable, justo, puro, amable, admirable, excelente y digno de elogio? Si es así, «el Dios de paz estará contigo» (Filipenses 4:8-9, NVI). Cuando piensas en la Palabra de Dios, en lugar de preocuparte por tus circunstancias, simultáneamente estás alimentando tu fe y dejando al temor hambriento.

¿De qué otra manera matas de hambre al temor? Negándote a alimentarlo. La mejor comida para el miedo son los medios de comunicación seculares, las noticias y las personas que hablan de miedo y negatividad. ¡Elimina estas cosas de tu vida y sigue una dieta libre de miedo!

Luego, guarda lo que dices. Si estás creyendo por algo, no digas nada contrario a las promesas que Dios te ha dado al respecto. Su objetivo es mantener sus esperanzas … no derribarlas y paralizar tu fe con palabras negativas y llenas de miedo. En cambio, habla las promesas de Dios con fe.

 

Entonces, ¿cómo te fue? ¿Crees que tienes lo necesario para pasar la prueba del temor la próxima vez que el diablo intente robarte la esperanza y desafiar las promesas de Dios para tu vida? Cuando estudies e implementes estas estrategias, obtendrás una excelente calificación por resistir el miedo. Pasarás el curso con gran éxito y pasarás a cosas más grandes y mejores, como vivir la vida en abundancia. ¡Decídete a poner tu esperanza en Dios y conviértete en una persona que se niega a dejar que el miedo te robe las promesas del Dios Todopoderoso!