septiembre 17, 2020

El Poder del Acuerdo en Familia

La oración de acuerdo es una de las herramientas más poderosas que Dios nos ha dado.

Es una oración que Jesús mismo garantizó que traería resultados.

“Les aseguro que si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedirle algo a Dios que está en el cielo, él se lo dará» (Mateo 18:19, TLA).

Jesús dijo que si dos personas en la tierra están de acuerdo, Él estaría en medio de ese acuerdo para verificar que suceda. Estás en la tierra, entonces calificas para este versículo. Si estás de acuerdo con otro creyente en cualquier cosa que se alinee con la Palabra de Dios, Él está allí en medio de ustedes para llevarlo a cabo. Con resultados garantizados como ese, ¿por qué no usamos esta herramienta espiritual con más frecuencia?

La oración de acuerdo funcionará con cualquier grupo de personas lleno de fe, incluido un grupo de amigos o un estudio bíblico. Parece funcionar especialmente bien dentro de una familia, entre marido y mujer, entre padres e hijos, etc.

Hay un poder extraordinario en el acuerdo familiar porque una familia es una unidad ordenada por Dios con un propósito colectivo, y cuando una familia se une en fe en torno a este propósito, ¡los resultados son asombrosos! Tu familia también es donde tienes la mayor autoridad; tu tomas las decisiones de lo que tolerarás o no de parte del diablo y las promesas por las que elegirás creer en Dios.

Hay un apoyo especial dentro de una familia que es como ningún otro, y cuando una familia ora de acuerdo, ¡las montañas se mueven! Aquí, compartimos algunas formas de poner en práctica el poder del acuerdo familiar en tu propia casa para ver resultados.

1. Realiza una Evaluación de la Armonía en tu Familia

«Si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida». (Mateo 18:19, NVI)

 La palabra acuerdo que Jesús usa en Mateo 18:19 también se puede traducir para armonizar o hacer una sinfonía. Una sinfonía se compone de muchos instrumentos que parecen ser una sola voz cuando se tocan juntos.

 Si alguna vez escuchaste una sinfonía, sabrás que cuando los instrumentos individuales se afinan, cada uno tocando por separado del otro, no hay mucho que escuchar. Pero cuando el director levanta la batuta y todos esos instrumentos comienzan a armonizar, el sonido que hacen es tremendamente poderoso.

 Lo mismo ocurre con la oración. Los creyentes que están de acuerdo en el Espíritu Santo son una fuerza poderosa e imparable. Por eso Satanás lucha contra las familias cristianas y no quiere que hombres y mujeres se unan en el matrimonio. Él quiere que peleemos todo el tiempo porque sabe que eso obstaculizará nuestras oraciones (ver 1 Pedro 3: 7).

Siempre que no obtengas resultados de la oración de acuerdo, ejecuta una evaluación de la armonía. Pídele al Espíritu Santo que te muestre si estás en conflicto con tu esposo o esposa (o cualquier otra persona). Luego sigue las instrucciones en Marcos 11:25 (RVR1960), donde Jesús nos dice,»cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas».

No es suficiente que tu y tu cónyuge simplemente estén de acuerdo sobre el tema en particular por el que están orando. También deben estar en armonía unos con otros en otras áreas, o su oración no estará realmente de acuerdo.

Más allá de tus propias cuatro paredes, también debes estar en armonía con los que están por fuera de tu hogar. Marcos 11:25 nos recuerda que cuando estamos orando, PRIMERO debemos perdonar a cualquier persona contra la que tengamos algo antes de recibir nuestras oraciones. No dijo: «Piensa en ello durante seis semanas y luego perdona si te sientes mejor». Dijo que perdonescuando oras.

¿Qué tan importante es esto? En Gálatas 5: 6, la Biblia dice que la fe obra por el amor. Si estás operando con un corazón implacable, tu vida de oración se paralizará.

La Palabra diceque recibimos todo lo que le pedimos porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada(1Juan 3:22). Junta estas escrituras y rápidamente verás que la falta de perdón en realidad arruinaría todo el sistema de oración.

2. Escribe el Acuerdo Familiar

«Escribe la visión y grábala claramente en tablas». (Habacuc 2: 2, RVA-2015)

 A continuación, se explica por qué es tan importante escribir tu acuerdo. ¡Verlo en blanco y negro sobre papel marcará la diferencia! Será más probable que alinees tu confesión y tus acciones con tu acuerdo.

Aquí hay un ejemplo de una oración de acuerdo, basada en las escrituras, que podrías escribir para una petición financiera.

“Hoy estamos de acuerdo, con Filipenses 4:19 y Mateo 18:19, por lo siguiente:

“Padre, vemos en tu Palabra que suplirás todas nuestras necesidades de acuerdo con tus riquezas en gloria. Nos estamos poniendo de acuerdo en que nuestra necesidad financiera se satisface de acuerdo con Tu Palabra. Creemos que recibimos (se específico) __________________. Establecemos este acuerdo, en el Nombre de Jesús. Amén.'»

Amén significa: «Que así sea». Cuando te paras firme en la Palabra, en lo que a ti respecta, el asunto está cerrado.

3. En Familia, Tomen la Decisión de No Dudar

“Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna del Señor”. (Santiago 1: 6-7, NVI)

Ahora que has escrito tu acuerdo familiar, a partir de ese momento, simplemente agradece a Dios por la respuesta, sabiendo que no debes vacilar si quieres ver resultados. Vacilar es dudar.

Si Satanás te trae dudas, simplemente háblale en la autoridad del Nombre de Jesús y dile: «No nos traigas tus mentiras. No solo está escrito en la Palabra de Dios, sino que estamos de acuerdo. Lo hemos escrito «. En lo que a ti respecta, la necesidad está satisfecha. No hay duda al respecto porque has estado de acuerdo con la Palabra de Dios.

Si alguna vez vacilas, llévalo a Dios y recibe el perdón por la incredulidad, refuerza tu decreto original y vuelve a hacerlo. Todos cometemos errores en el camino de la fe. Lo importante es seguir caminando. Si te  pierdes, hazlo de nuevo. El mayor error de todos es desanimarte y rendirte antes de recibir tu respuesta.

4. Establezce a tu familia en la Palabra de Dios

“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye”. (1 Juan 5:14, NVI)

 La oración de acuerdo solo funcionará si se basa en la Palabra de Dios. Es posible que tu y tu esposo o esposa salten un día y acuerden que serán dueños de cien pozos de petróleo para la medianoche, pero nunca verán que esa oración de acuerdo se cumpla porque no está fundada en la Palabra de Dios.

 Entonces, cuando tengan un deseo como familia, vayan primero a la Palabra. Encuentren la promesa que cubra la situación particular por la que estás orando. Luego escríbanla y mediten en ella hasta que, como dice el Salmo 112: 7 (NVI), tu «corazón esté firme, confiando en el SEÑOR». Haz que toda tu familia se establezca en esta promesa, de modo que tu acuerdo se base en una base firme.

Entonces, ¡comienza la batalla! El diablo enviará todo tipo de cosas a su manera que sean CONTRARIAS a la Palabra de Dios en la que has decidido permanecer. Aquí es donde necesitas que toda tu familia se reúna y ESTÉ PARADA FIRME.

Una forma de hacer esto es llevar “cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10: 5, RVR1960). Debes hacer eso si quieres ver resultados en tus oraciones de acuerdo. Continúa meditando en la Palabra de Dios para mantener tu fe fuerte (Filipenses 4: 8).

Declara: «Me niego a pensar o creer algo contrario a este acuerdo». Entonces, cuando Satanás intente hacerte deslizar en pensamientos negativos y quebrantar tu fe, tendrás que decirle: “¡No, no, no, diablo! No creo lo que dices. Creo lo que dice la Palabra ”.

 Luego saca tu Biblia. Regresa a la Palabra y empapa tu mente en ella. Obedece Proverbios 4 y mantenla ante tus ojos.

5. Actúa como si se Hiciera en Familia

«Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán». (Marcos 11:24, NVI)

Aquí es donde muchos creyentes se pierden. Declaran la oración de acuerdo, tomando una posición de fe juntos. Luego, tan pronto como salen del cuarto de oración, comienzan a retorcerse las manos y a decir: «¡Ay, no sé qué vamos a hacer si este problema no se resuelve!»

 No cometas ese error. Una vez que hayas resuelto el problema mediante la oración de acuerdo, rehúsate a actuar como si ese tema fuera un problema. En cambio, simplemente comienza a alabar a Dios. De todas las formas posibles, actúa como si todo estuviera bien.

Cuando hayas acordado —espíritu y alma (mente)— tus acciones deben alinearse. Si las finanzas son lo que acordaste, espera que ingrese el dinero. Esto es parte de estar de estar de acuerdo. No puedes estar de acuerdo en algo en oración, luego actuar al revés y esperar que suceda. Si lo haces, tus acciones eventualmente se apoderarán de tu pensamiento.

 La oración de acuerdo dentro de una familia es una herramienta poderosa. ¡El acuerdo hace que la oración funcione! Así que no te desanimes por tu experiencia pasada. Simplemente haz los ajustes necesarios y manten el acuerdo, como familia. ¡Tendrás lo que pides cuando lo defiendes con fe, en el Nombre de Jesús!