febrero 27, 2021

4 Formas de Desarrollar un Espíritu Fuerte en el 2021

Dios tiene planes emocionantes para ti este año, ¡pero necesitarás un espíritu fuerte para recibirlos! En este artículo encontrarás cuatro formas de desarrollar un espíritu fuerte en el 2021.

¡Estás en los primeros meses del año, frescos, emocionantes y llenos de posibilidades! Dios tiene planes maravillosos en este año, pero necesitarás un espíritu fuerte para recibir todo lo que Él tiene para ti. Cualquier cosa que encuentres en la Palabra de Dios, si puedes creerla y defenderla, ¡puedes obtenerla con un espíritu fuerte!

¿Qué es un espíritu fuerte?

Proverbios 18:14 nos dice que un espíritu fuerte es lo que nos sostiene en cualquier tipo de problema. Un espíritu fuerte es seguro, está bien fundamentado, es inamovible y listo para enfrentar la adversidad. Es firme bajo presión, lleno de alegría, paz y nunca se rinde. Un espíritu fuerte te ayudará a superar cualquier cosa: ataques físicos, problemas financieros, dificultades en las relaciones, retos profesionales y cualquier otra situación que el diablo traiga a tu vida.

Cuando pensamos en un espíritu fuerte, David es un ejemplo para nosotros en 2 Samuel 22:30 (NTV), dijo: «Con tu fuerza puedo aplastar a un ejército; con mi Dios puedo escalar cualquier muro».

¡Eso es un espíritu fuerte!

David enfrentó muchos desafíos y algunos de ellos duraron años. Pero David no cedió a la derrota, siguió adelante hacia la victoria. Sabía lo que le pertenecía y no se detuvo hasta que sucedió. De la misma manera, podemos desarrollar la capacidad de creer en Dios por cualquier cosa (Marcos 9:23).

Este nuevo año, fíjate la meta de construir una barrera,un campo de fuerza,un muro de protección a tu alrededor tan fuerte que cuando las tormentas de la vida golpeen, permanecerás como una roca, inamovible e inmutable. Cuando trabajes en desarrollar tu espíritu, estarás tan arraigado, simentado y establecido en la Palabra que podrás repeler la enfermedad, dejar de preocuparte, resistir el pecado, anular la duda, disolver la ofensa y bloquear la presión.

De hecho, puedes fortalecer tu sistema inmunológico espiritual hasta tal punto que la enfermedad no puede penetrarlo, el desánimo no puede influir en él, el miedo no puede detenerlo, las malas noticias no podrá moverlo y la adversidad no podrá afectarlo.

Entonces, ¿cómo puedes fortalecer tu espíritu? Aquí hay cuatro formas de desarrollar un espíritu fuerte en el 2021.

1. Evalúa tu Condición Espiritual

“Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu». –3 Juan 1:2 (NTV)

¿Te falta algo en tu vida? ¿Buena salud? ¿Un matrimonio fuerte? ¿Aumento de tus finanzas? Si es así, puede que sea el momento de analizar la condición de tu espíritu.Un indicador de un espíritu débil es la falta de éxito. Verás, el grado de éxito que experimentamos está directamente relacionado con la condición de nuestro espíritu. Sin el cuidado adecuado, nuestro sistema inmunológico espiritual se debilitará, abriendo la puerta a los efectos de la maldición.

Cada creyente tiene el potencial de estar en un lugar de fortaleza sobrenatural.A medida que construyamos un espíritu más fuerte, será más fácil recibir, resistir y estar de pie. ¡Saldremos victoriosos con un espíritu fuerte! Y seremos lo suficientemente fuertes para fortalecer a otros.

¡Puedes volverte tan fuerte espiritualmente que tu fe que moverá montañas, producirá resultados poderosos, sin que ninguna situación la obstaculice!

2. Cuida tu Dieta Espiritual

«El hombre no vivirá ni será sostenido solamente de pan, sino por toda palabra que sale de la boca de Dios». –Mateo 4: 4 (AMPC)

Cuando asistes a tu chequeo anual, es probable que tu médico te pregunte sobre tu dieta: qué tipos de alimentos estás comiendo y en qué cantidad. Él o ella hará esto porque sabe que tu dieta afecta en gran medida tu salud física en general.

Has escuchado la frase «Eres lo que comes». Bueno, lo mismo ocurre en el ámbito espiritual. Debes alimentar tu espíritu con “alimentos de fe” para que seas fuerte.La Palabra de Dios es nuestro alimento y contiene los nutrientes adecuados para desarrollar un espíritu fuerte.Es nuestra principal fuente de fortaleza.

Lamentablemente, en lugar de alimentarse de la Palabra de Dios, muchas personas pasan más tiempo alimentándose de la televisión y el entretenimiento, la mayoría de los cuales son contrarios a Su Palabra. Este tipo de “comida” alimenta su espíritu con miedo, duda, ira, violencia, lenguaje soez e inmoralidad sexual, por nombrar algunos. Puedes pensar que estas cosas no dañarán tu espíritu, pero al igual que una mala dieta natural, pueden poner en peligro la vida.

El alimento sano y nutritivo para nuestro espíritu es la Palabra de Dios. Ya sea que lo sepas o no, tu espíritu tiene un apetito voraz por la Palabra de Dios. Ella alimenta tu interior como la comida natural alimenta tu cuerpo. Es saludable para tu espíritu.

La gente puede pasar toda la vida y nunca recibir LA BENDICIÓN que es suya porque no prestan suficiente atención a la Palabra de Dios. La sanidad, la prosperidad y todas las cosas buenas que necesitamos están en LA BENDICIÓN. Para recibir todo lo que Dios tiene para ti, la fe tiene que estar operando con toda su fuerza en tu interior. Romanos 10:17 nos dice que la fe viene al escuchar la Palabra de Dios.

3. Haz Ejercicio Espiritual

“Entrénate en la piedad… [manteniéndote espiritualmente en forma]”. –1 Timoteo 4: 7 (AMPC)

Cada día de Año Nuevo, millones de personas en todo el país deciden ponerse en forma. Las ventas de paquetes para ejercitarse se disparan y los DVD de ejercicios salen volando de los estantes. Pero, ¿qué tal dentro de un mes? ¿Cuántos DVD de ejercicios se habrán quedado atrás del reproductor de DVD? ¿Cuántas videos para aprender a correr ya habrán acumulado polvo?

Estar en forma es una inversión. Si alguna vez has trabajado para desarrollar músculo de forma natural, sabes que lleva tiempo. Empiezas con pesos livianos, luego gradualmente aumentas hasta alzar más peso. No sucede de la noche a la mañana, ¡se necesita persistencia y dedicación!

La Biblia nos dice que si bien el ejercicio físico tiene cierto valor, el ejercicio espiritual es mucho más importante (1 Timoteo 4: 7-8). Eso es porque ejercitar tu fe fortalecerá tus músculos espirituales.

Cuanto más fuerte te encuentres espiritualmente, más fácil será creer en Dios y recibir de Él. Cuando un boxeador entra en el ring no es el momento de empezar a levantar pesas. No esperes a que te surjan problemas para ir a la Palabra. Debes permanecer en un lugar de entrenamiento espiritual.

Entonces, ¿cómo puedes ejercitar tu espíritu?

Leer, estudiar, confesar, orar y permanecer en la fe son ejercicios poderosos para tu espíritu. Santiago 1: 22-25 nos dice que debemos ser hacedores de la Palabra, no solo oidores. No haremos nuestro camino próspero simplemente conociendo la Palabra de Dios, sino haciendo la Palabra.

Si deseas desarrollar una fe más fuerte y robusta en un área en particular, debes alimentarte de la Palabra y luego ejercer tu fe en ella. Por ejemplo, Marcos 11: 22-26 revela la importancia de ejercitar tu «músculo del perdón».

Como probablemente ya sepas, este es uno de los músculos más difíciles de desarrollar, pero cuanto más ejercites el perdón, más fuerte te volverás cuando tengas que perdonar a los demás. Convertirte en un experto en perdonar mantendrá el flujo de LA BENDICIÓN libre de obstrucciones.

¿Cuál es el plan de acondicionamiento físico para ejercitar el perdón?

Busca el versículo que utilizarás para ejercer tu fe.

Confiesa: «Por la fe, perdono ___ lo que me han hecho o dicho de mí, según Marcos 11: 22-26.

Libero todo sentimiento de dolor, hostilidad o ira y no tengo nada en contra de ____, amo a ____ con el amor de Dios en el Nombre de Jesús y desato la unción de sanidad a través del perdón. Me niego a volver a mencionar esta ofensa».

Estos mismos pasos funcionarán en cualquier área en la que ejerzas fe en la Palabra: salud, finanzas, familia, matrimonio, relaciones, futuro o empleo.

Es posible que no percibas un cambio inmediato, pero la próxima vez que se te presente una situación desafiante, te sorprenderás del poder con el que responde tu fe.

4. Toma Descanso Espiritual

«Venid a mí todos los que estáis trabajados, cargados y agobiados, y yo os haré descansar …» –Mateo 11:28 (AMPC)

Como cualquier buen programa de acondicionamiento físico, desarrollar un espíritu fuerte incluye descansar.Sin embargo,ten en cuenta que el descanso no siempre es el estado de no hacer nada. A veces, es una decisión activa de confiar en Dios. Hay varias formas en las que podemos tomar un descanso espiritual.

¿Cómo?

Primero, encontramos descanso cuando echamos todas nuestras preocupaciones sobre Él (1 Pedro 5: 6-8). ¿Cuántas preocupaciones echamos sobre Él? TODAS. A veces, las personas sienten que están siendo irresponsables si no se estresan ni se preocupan por cada detalle de la vida. Sin embargo, la Biblia es clara: la preocupación es pecado y se nos ha dado la seguridad de que Dios cuidará de nosotros cuando confiamos en Él.

En consecuencia, cuando mantenemos la fe en cualquiera de las promesas de Dios y creemos que las recibimos, encontraremos descanso en el Señor. Podremos resistir al enemigo y sus intentos de robarnos la paz. Pasar tiempo orando en otras lenguas también edificará y fortalecerá tu espíritu mientras estás de pie.

Luego, organiza tu agenda.No puedes mantener el pedal a fondo y esperar mantenerte fuerte,al igual que no puedes ejercitarte continuamente en el gimnasio porque los músculos necesitan descansar y recuperarse para crecer fuertes.

Finalmente, espera en el Señor. Los que esperan en el Señor no se cansarán y renovarán sus fuerzas (Isaías 40:31). Pero no esperamos pasivamente. Esperamos pasando tiempo en Su presencia. Cuando estés esperando en Él, no te esfuerces, asimila. Deja tu carne a un lado y controla tus pensamientos. Pasa tiempo en la presencia de Dios adorándolo y alabándolo. Luego, mientras bebes de Su gloria y poder, Él saturará tu espíritu. Eso es lo que el descanso hará por ti.

Como dice el pastor George Pearsons: «Muéstrame una persona que tenga un espíritu fuerte y te mostraré a alguien que se toma el tiempo para descansar en el Señor».