Relaciones

¿Debo perdonar a las personas?

Éste punto es fundamental: el amor perdona.

El amor no guarda rencor. Si deseas disfrutar una vida feliz y llena de satisfacción, entonces debes perdonar. El perdón es la columna vertebral del amor. Alguien dijo una vez que rehusarse a perdonar a alguien y esperar que las cosas estén bien, es como tomar veneno y esperar que otra persona muera. No funciona de esa manera. La falta de perdón no lastima a la otra persona —te lastima a ti—. Sin embargo, cuando perdonas, eres tú quien recibe libertad.

Cuando se trata de edificar relaciones, el perdón juega una parte muy importante; sin embargo, activar tu fe también es crucial. Jesús hizo del perdón una parte importante en Su vida de fe. Lee Marcos 11:25-26. Jesús le da una gran importancia a la armonía y el mutuo acuerdo entre los cristianos, y el perdón juega un papel importante en esa armonía.

No podemos darle lugar a la falta del perdón en nuestra vida. Como cristiano, cuando no estás dispuesto a perdonar, estás adoptando una posición en la que Satanás puede atormentarte y atacarte. La falta de perdón, al igual que la contienda, es un ladrón que vino a robar, matar y destruir. Te mantendrá en cautiverio y le roba eficacia a tu vida de oración. Sin embargo, cuando perdonas, no sólo liberas a la otra persona, sino también tú te liberas del rencor y de la contienda.

El perdón va en contra de la manera convencional en la que piensa el mundo y de la conducta humana. Para vivir y andar en perdón, tendrás que resistir el orgullo. Algunas veces tendrás que ir y pedir perdón. Y otras, tendrás que perdonar a las personas, de la misma forma en que Dios te perdonó. Pero recuerda: no podrás lograrlo sin el perdón de Dios. Su perdón no lo obtendrás si no has perdonado. La verdadera armonía con Dios y con las demás personas, estará en tu vida sólo si tienes un corazón perdonador.