Relaciones

Cómo mejorar tus relaciones

Las relaciones son importantes para Dios. De hecho, en el Huerto de Edén, una de las primeras cosas que Dios hizo fue crear una relación para Adán, dándole a Eva. Sin embargo, conforme transcurrió el tiempo, Adán descubrió que las relaciones no siempre son fáciles de llevar. Si le has pedido al Señor que te ayude en tus relaciones —ya sea con tu cónyuge, amigos, padres, compañeros de trabajo o con cualquier otra persona— entonces estás en buenas manos. A continuación, te presento cinco principios que te ayudarán a mejorar las relaciones en tu vida.

Examina tus relaciones
Una cosa es pedirle a Dios que te ayude en una relación, y otra es admitir que esa relación no es saludable. Si necesitas ayuda con tu matrimonio, lee el artículo: ¡Señor, ayuda a mi matrimonio!. Si estás lidiando con otras relaciones que no son saludables, entonces ora para saber si necesitas o no continuar con esas relaciones, o al menos mantener límites saludables con ellas (2 Corintios 6:14).

Créele a Dios por tus relaciones
Toma la determinación de confiar en Dios y en Sus caminos con respecto a tus relaciones. Comienza a estudiar Su Palabra y busca ejemplos de buenas relaciones en ella. Lee las historias de David y Jonatán, Pablo y Silas, Nohemí y Rut. Esos ejemplos te enseñarán cómo es una relación fuerte, de apoyo mutuo, y cómo estas personas manejaron la adversidad utilizando la fe.

Declara la Palabra sobre tus relaciones
Comienza declarando escrituras sobre tu vida y tus relaciones. Por ejemplo: Señor, te agradezco porque tengo la mente de Cristo y ando con amigos sabios. Te agradezco porque soy amigo del que me ama en todo tiempo, y mis amigos y yo nos apoyamos el uno al otro (1 Corintios 2:16; Proverbios 13:20, 17:17, 27:17).

Obtén una segunda opinión en tus relaciones
Si tu relación continúa desafiándote y frustrándote, entonces tal vez necesitas una segunda opinión en cuanto a esa relación o a alguien que te apoye en oración (Proverbios 11:14). Cuéntale tu situación a tu pastor, a tu consejero de confianza o a un amigo. También puedes llamar a la línea de oración para pedir oración. Visita es.kcm.org/contacto.

Desarrolla relaciones con creyentes guiados por el Espíritu
Comienza a buscar relaciones buenas y saludables con otros creyentes que sean guiados por el Espíritu. Comienza a asistir a las reuniones familiares de tu iglesia. Varias iglesias tienen grupos basados en edades o intereses que favorezcan a determinado grupo. También puedes buscar lugares de ayuda en tu comunidad.

Las relaciones piadosas guiadas por Dios son importantes para tu salud espiritual y mental. Mientras examinas tus relaciones, créele a Dios y declara Su Palabra sobre ellas, recibe un consejo sabio acerca de ellas, y continúa buscando nuevas relaciones que sean positivas; Dios bendecirá tu esfuerzo. Él desea que prosperes en todas las áreas de tu vida, y ¡eso incluye las relaciones con tu familia y con tus amigos!