Relaciones

Cómo enfrentar la preocupación

¿El temor está contaminando tu fe? Hazte las siguientes preguntas: ¿Te preocupas por la seguridad de tus hijos cada vez que salen de casa? ¿Caminas de un lado a otro si tu cónyuge se demora 15 minutos para llegar a cenar? ¿Te estresas cada vez que los noticieros anuncian los altibajos del mercado financiero? ¿Sientes temor cada vez que una catástrofe va en dirección de tu hogar? Si es así, entonces es hora de que te pongas firme contra la preocupación. A continuación te presento 10 versículos bíblicos para ayudarte a permanecer firme en contra de la preocupación y el temor.

  1. 1 Juan 4:18: «En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. Por lo tanto, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor».
  2. 1 Pedro 5:7: «Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes».
  3. Filipenses 4:6-7: « No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús».
  4. Mateo 6:25-34: «Por lo tanto les digo: No se preocupen por su vida, ni por qué comerán o qué beberán; ni con qué cubrirán su cuerpo… porque la gente anda tras todo esto, pero su Padre celestial sabe que ustedes tienen necesidad de todas estas cosas. Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas».
  5. Juan 14:27: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo».
  6. Romanos 8:28: «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados».
  7. Salmos 37:3: «Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad».
  8. Filipenses 4:19: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús».
  9. Lucas 1:74-75: «Que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días».
  10. Salmos 103:1-5: «Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila».

Si permitiste que la preocupación entre en tu vida, entonces debes tomar una postura firme contra ésta. Lee, imprime y coloca esas escrituras en donde puedas verlas todos los días. No permitas que el temor robe tu fe en Dios y en Su Palabra, toma una postura firme en contra de ella y vive confiadamente y en las fuerzas de Dios.