Confesando que no existen enfermedades incurables

Confesando que no existen enfermedades incurables

¡Sé que la voluntad de Dios es sanarme! Tengo un pacto con Él, y éste incluye mi sanidad total, y no existe ninguna enfermedad incurable. En la Palabra se afirma que yo fui sanado por las llagas de Jesús; por tanto, soy sano y ningún arma forjada contra mí prosperará. Siembro la Palabra en mi corazón, y recibo la cosecha de sanidad.

Incluso si me sintiera débil, no me rendiré ante esos síntomas. Cuando soy débil, el poder de Cristo reposa sobre mí ¡fortaleciéndome! Creo que la Palabra es verdad y obedezco lo que Dios declara, y Él me cura de todas mis enfermedades. Yo habito en la Palabra, la cual trae vida a mi cuerpo y salud a mi carne.

Referencias bíblicas: 1 Pedro 2:24; Isaías 54:17; Marcos 4:14-20; 2 Corintios 12:9-10; Éxodo 15:26; Mateo 8:17; Proverbios 4:20-23.

Kenneth Copeland Ministries on FacebookKenneth Copeland Ministries on TwitterKenneth Copeland Ministries on YoutubeKenneth Copeland Ministries Blog