Crezcamos de Fe en Fe — Devocional Diario

  • Buscar

27 de Agosto de 2014

No de este mundo

Gloria Copeland

— 1 Juan 5:4

Hace años el diablo empezó un rumor en el que le decía a algunos cristianos que mientras vivieran en el mundo, tendrían que sufrir como el mundo. Les dijo que tendrían que participar de las enfermedades, la derrota, la pobreza y el fracaso de los que los rodeaban.

Fue una mentira ingeniosa, y dio resultado. Los creyentes la aceptaron y comenzaron a difundirla entre ellos. Puede ser que usted mismo la haya oído. Si es así, hoy quiero ayudarlo a detener ese rumor. Quiero ayudarlo a poner los hechos en la perspectiva correcta de una vez por todas.

A pesar de lo que pueda haber oído, la salud, la prosperidad y la vida victoriosa no son conceptos que algunos creyentes deseosos de comodidad soñaron de manera egoísta. Son ideas de Dios.

Usted puede decir: "Eso parece bien, pero tenemos que ser realistas. Vivimos en un mundo que está lleno de problemas. Y mientras vivamos en este mundo, me parece que vamos a recibir nuestra parte".

Sí, eso es cierto. Hasta Jesús dijo: "En el mundo tendréis aflicción". Pero note que Él no se detuvo ahí, sino que continuó diciendo: "pero confiad, yo he vencido al mundo" (Juan 16:33). La mayoría de los creyentes no tienen ningún problema en creer la primera parte de ese versículo. Saben demasiado bien cuántas aflicciones, pruebas, angustias y frustraciones les rodean. Pero están menos seguros de la última parte. No han experimentado por sí mismos exactamente lo que Jesús quiso decir cuando dijo: "yo he vencido al mundo".

¿Por qué no? Porque todavía están viviendo como si fueran parte del mundo.

Pero escuche. Jesús dijo que usted y yo debemos ser "santificados", o separados, de las maldades de este mundo. ¿Cómo? Por medio de la Palabra de Dios (Juan 17:17). La Palabra de Dios lo separará del mundo. La Palabra pone el sueño de Dios en acción para que usted triunfe en la vida. Si usted la recibe y la cree, la habla y la pone en práctica, esa Palabra lo separará de los que le rodean. Lo llevará del problema al triunfo una y otra vez.

Lectura Bíblica: Juan 17:1-17

Kenneth Copeland Ministries on FacebookKenneth Copeland Ministries on TwitterKenneth Copeland Ministries on YoutubeKenneth Copeland Ministries Blog