Crezcamos de Fe en Fe — Devocional Diario

  • Buscar

9 de Abril de 2014

Olvide el pasado

Kenneth Copeland

— Filipenses 3:13

La mayoría de nosotros sabemos lo que es sentirse agobiado por los fracasos, las desilusiones y las aflicciones del pasado que parecen estar siempre presentes, pero pocos sabemos qué hacer en cuanto a ellas. Por eso andamos como cojos en la vida, con la esperanza de que desaparezcan por arte de magia y dejen de causarnos dolor.

Pero nunca sucede así. Más bien, con el paso del tiempo nuestra condición empeora. Porque en lugar de olvidar esas experiencias dolorosas, lo que hacemos es pensar constantemente en ellas, hasta que llegan a ser más reales para nosotros que las promesas de Dios. Pensamos tanto en ellas que terminamos deprimidos, estancados en la vida y llenos de temor al fracaso.

Yo solía caer mucho en esa trampa. Entonces un día, cuando estaba en medio de una lucha con la depresión, el Señor me habló al corazón, diciendo: "Kenneth, tu problema es que estás formando tus pensamientos con el pasado en lugar de hacerlo con el futuro. No hagas eso. La incredulidad mira al pasado y dice: ?Ves, no se puede hacer?. Pero la fe mira al futuro y dice: ?Se puede hacer; es más, según las promesas de Dios, ya está hecho?. Entonces, al dejar los fracasos del pasado atrás para siempre, la fe avanza y actúa como si la victoria ya hubiese sido ganada".

Si la depresión le ha conducido a una caída espiritual, podrá librarse de ella si quita su mirada del pasado y la pone en el futuro: un futuro que ha sido garantizado por Cristo Jesús en las grandes y preciosas promesas de su Palabra. Olvide los fracasos del pasado. Dios ya se olvidó de ellos (Hebreos 8:12). Y si Él ya no los recuerda, ¿por qué lo hace usted?

La Biblia dice que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana. Así que, si toma en serio lo que Dios dice, podrá despertar cada mañana a un mundo nuevo.

Usted puede vivir sin estar atado al pasado. ¡Hágalo! Reemplace los pensamientos de los errores del pasado con promesas bíblicas del futuro. Al hacerlo, la esperanza comenzará a reemplazar la depresión. Los dolores y las lesiones espirituales que lo han hecho cojear por tanto tiempo desaparecerán rápidamente.

En vez de mirar hacia atrás y decir que no puede, mire hacia adelante y diga: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece".

Lectura Bíblica: Filipenses 3:1-14

Kenneth Copeland Ministries on FacebookKenneth Copeland Ministries on TwitterKenneth Copeland Ministries on YoutubeKenneth Copeland Ministries Blog